La reforma integral de este piso ha afectado a todos los espacios, consiguiendo con la nueva distribución comunicar visualmente la cocina con el salón, ganar un gran vestidor anexo al dormitorio principal, ganar una despensa y reformar todos las instalaciones, sustitución de las carpinterías, restauración suelos de madera y reforma de los cuartos de baño y cocina. Con una elección de materiales adecuada (carpintería lacada en blanco con un modelo de puerta que evoca al pasado, azulejos de gran formato, iluminación, papel pintado y color de pintura) y una distribución adaptada a las nuevas necesidades, la vivienda cumple con el objetivo inicial de actualizarla con los criterios estéticos que se buscaban.

Los trabajos se han realizado en un plazo de 4 meses.