La intervención, ejecutada según el proyecto del estudio de arquitectura Filgueira y González, abarca desde la rehabilitación de elementos originales de la vivienda hasta la sustitución de las carpinterías, así como la reorganización de los espacios, la renovación de las instalaciones y la sustitución de todos los acabados interiores. Con una elección de materiales adecuada (reposición de molduras, carpintería lacada en blanco, azulejos tipo metro, suelos imitación hidráulico, tarima de madera e iluminación) y una distribución adaptada a las nuevas necesidades (el dormitorio principal cuenta con su propio baño y gran zona de armarios, zona de lavandería y almacenaje nueva, despensa en cocina), la vivienda cumple con el objetivo de la reforma.

La meticulosa planificación de la obra ha permitido llevar a cabo los trabajos en un plazo de 2 meses.